Control de dispositivos móviles (I de III)

andriod blackberry iPhone windowsphone

Sin duda alguna, el avance tecnológico en dispositivos móviles está logrando lo que hace unos años era casi un sueño (para las empresas), que podamos trabajar y estar disponibles prácticamente 24 horas al día, en cualquier lugar.

Esto, evidentemente tiene sus ventajas e inconvenientes de ámbito laboral que no voy a discutir aquí. Lo que si me interesa comentar es un problema colateral que cada vez más están sufriendo las empresas y organizaciones. Y éste es el control de dichos dispositivos y de la información que contienen.

Un dispositivo móvil de hoy en día tiene fácilmente 1 Ghz de CPU, dos e incluso cuatro núcleos, aplicaciones de todo tipo, almacenamiento local y online automático, etc. En definitiva, es un pequeño ordenador.

Sin embargo a la hora de seleccionar el dispositivo adecuado para una empresa, no todos son iguales y sobre todo no todos se puede controlar de la misma forma.

Desgraciadamente, muchas veces la decisión de adquisición no se basa en características de seguridad, control, funcionalidad, etc. sino en lo bonito que sea, las pulgadas de la pantalla o los megapíxeles de su cámara.

He hablado con muchos responsables de departamentos de TI y todos, absolutamente todos me cuentan del dolor de cabeza que tienen desde que además de gestionar los PCs y servidores tradicionales, ahora se tienen que encargar de gestionar y controlar múltiples modelos de dispositivos móviles y teléfonos.

El problema es que no son homogéneos, no incorporan los mismos sistemas operativos, ni siquiera las mismas versiones, y en la mayoría de los casos se compran como capricho del Director de turno.

En esta serie, voy a comparar dispositivos Android, iPhone, BlackBerry y Windows Phone para saber cual de ellos es la mejor opción para los intereses de una empresa desde el punto de vista de la gestión y el control, y que herramientas, entre ellas Exchange Server podemos utilizar para dicho control.

Recordemos que normativas como el Esquema Nacional de Seguridad obligan a los organismos públicos a controlar e inventariar todos los equipos y dispositivos y que una mala elección puede dificultar dicho control y por lo tanto incumplir esta obligación.

Comentarios

Manuel Spain
19/04/2012 17:02:53 Permalink

Interesante serie para un problema serio para los administradores de sistemas y responsables de seguridad.

Seguiremos las entradas con interés.

Comentarios no permitidos